//
you're reading...
ideas decoración, interiorismo, obras, reformas

Decálogo previo a una reforma I

Hoy me gustaría compartir con vosotros la primera entrega de lo que denomino “el decálogo previo a una reforma” o las 10 preguntas a plantearse antes de pedir presupuestos.

Comentar todas las preguntas puede ser demasiado extenso para un único post, así que empezaremos con las 3 primeras:

1. ¿Qué quiero conseguir con la reforma?

Esta es la más importante de todas las preguntas. Antes de lanzarse a la apasionante tarea de pedir presupuestos, es importantísimo tener una idea clara de qué es lo que se quiere conseguir con la reforma. Como ya dije en un post anterior, las prisas no son buenas consejeras en estas situaciones. Es importante tener un plano con medidas y hacer muchas copias a lápiz o en ordenador (si tenéis conocimientos de Autocad, Photoshop o algún programa similar) para que podáis jugar con él y plantear diversas alternativas (poner y quitar paredes, colocar el mobiliario en diferentes posiciones para ver cuál os resulta más práctica y vistosa, etc…).

Debéis apuntar en un papel qué es lo que os gusta de vuestro hogar y qué no os gusta o simplemente os molesta. También os ayudará mucho buscar imágenes en revistas y visitar tiendas de decoración, mobiliario de cocina y baño, así como de cualquier material relacionado con la reforma (revestimientos, sanitarios, papeles pintados, pinturas, etc..) podéis encontrar inspiración y solución para vuestro proyecto en todas partes.

Algo que a nosotros nos funcionó muy bien fue hacer un plano del piso en un folio y recortar papelitos con los muebles en miniatura (a escala reducida), para poder jugar con ellos como en una casa de muñecas hasta conseguir la distribución que más nos gustaba. Después, con papeles de periódico enganchados con celo, creamos las siluetas de los muebles a tamaño real para colocarlas en el suelo y ver el espacio que ocupaban. Parece una tontería, pero nos ayudó mucho en plena reforma a decidir dónde iban los enchufes, lámparas o incluso la tele. También son muy útiles para ver la distancia real que queda entre muebles y replantear la distribución o eliminar muebles en caso necesario. Incluso antes de comprar un mueble, podéis apuntar las medidas que tiene y hacerlo en papel para probar en vuestra casa cómo queda.

Pensar que en el momento de pedir presupuestos cada proveedor os hará propuestas en función de su experiencia, gusto personal y materiales con los que acostumbre a trabajar. Gracias a su experiencia os pueden ayudar mucho a buscar soluciones para vuestra reforma, pero es importante que tengáis claro que esas soluciones son compatibles con vuestro estilo de vida y os harán sentir a gusto en vuestro hogar. Si podéis llevar imágenes de ambientes, muebles o colores que os gustan, la persona que os haga la reforma tendrá más datos para ofrecer un proyecto que encaje con vuestras expectativas.

2. ¿A quién contrato para realizar la reforma?

El tipo de profesional que necesitáis para realizar la reforma dependerá principalmente del tipo de reforma que hagáis. Si tenéis que modificar la estructura del edificio o tocar paredes maestras estamos hablando de una obra mayor y necesitaréis un arquitecto que os haga el proyecto. Pero si se trata de una obra menor (reforma de baños, cocina, derribar tabiques, pintar, cambio instalaciones, etc…) podéis prescindir del arquitecto. Aquí es donde influyen otros factores más subjetivos y personales en la toma de decisión sobre el tipo de profesional a contratar. En función del presupuesto que tengáis, de lo claras que tengáis las ideas, el tamaño de la obra, el tiempo que tengáis para supervisar la obra y lo exigentes que seais con los temas legales, tenéis diversas alternativas posibles. Podéis recurrir a un decorador o interiorista para que os haga un proyecto (muchos tienen sus propios contactos para realizar la reforma).

Otra alternativa es recurrir a una empresa especializada en reformas o contratar directamente a un equipo de trabajo del que tengáis referencias. Aquí es donde entran en juego los factores más subjetivos de los que hablaba. Hay personas que priman el presupuesto por encima de todo y otras que prefieren estar tranquilas sabiendo que el profesional que han contratado cumple con todos los requisitos necesarios a nivel legal y responderá ante cualquier problema que pueda surgir (accidente, imperfectos durante o posteriores a la reforma…).

3. ¿Cuántos presupuestos debo solicitar?

Aquí os daría 3 recomendaciones: la primera es que déis a todos los proveedores la misma información para que puedan trabajar en vuestro presupuesto con igualdad de condiciones. La segunda que pidáis el presupuesto lo más detallado posible y la tercera, que les invitéis a vuestra casa antes de hacer el presupuesto para que puedan ver de qué estáis hablando, las posibilidades técnicas de la reforma (paredes maestras, tabiques, bajantes, instalaciones, etc..) y en qué condiciones trabajarán (traslado de runas, espacio, etc…). Si facilitáis planos con medidas e imágenes de ambientes que os ayuden a explicar lo que os gusta seguro que os lo agradecerán.

En cuanto al número de proveedores a los que pedir presupuesto yo recomendaría 4 o 5.  Si pedís tres o menos puede que las diferencias entre uno y otro sean bastante grandes y no tengáis claro cuál elegir. Una cuarta opción siempre os dará una pauta más clara de lo que cuesta vuestra reforma.

Por otra parte, debéis ser meticulosos a la hora de comparar los presupuestos. No os dejéis llevar por el importe total. Aunque pidáis presupuestos detallados, compararlos minuciosamente y comprobar que aparecen las mismas partidas y que podéis comparar su coste. Os podeís encontrar que un proveedor cuesta el doble que otro pero al analizarlo resulta que el segundo no ha presupuestado todas las partidas y la diferencia se reduce significativamente.

También es importante saber qué tipo de materiales están incluidos en el presupuesto. Parece una tontería pero entre dos inodoros de la misma marca podemos encontrar una diferencia de precio de hasta 200 euros.

Por último os diría que el primer presupuesto, aunque esté detallado, os servirá como guía para escoger aquel proveedor que os aporte más confianza, os encaje a nivel económico y pueda cumplir con las fechas de la reforma. Después, tendréis que repasar el presupuesto y ajustarlo a nivel de materiales y demás.

También es importante tener en cuenta que cuando se hace una reforma suelen surgir imprevistos o incluso os podéis animar a hacer más cosas de las que habíais pensado en un principio, por eso es bueno guardar un pequeño presupuesto para extras.

Y hasta aquí los primeros consejos, continuaremos aquí.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 148 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: